TELEMANN Y HAENDEL CLAUSURAN ANTIGUA

19 07 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

IX FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA

Orquesta Filarmónica de Málaga

 La Réjouissance

 Programa: Suite Alster TWV 55:F1; Concerto Polonoise TWV 43:B3; Concerto Polonoise TWV 43:G7; Suite Tragi-Comique TWV 55:D22, de G. Ph. Telemann y Música para los Reales Fuegos de Artificio HWV 351, de G. F. Haendel

Solistas: Daniel Zapico, tiorba y Pablo Zapico, guitarra barroca

Dirección: Aarón Zapico

 Teatro Cervantes, sábado 13 julio de 2013

El último de los conciertos del Festival de Música Antigua tuvo, este pasado sábado, en el teatro Cervantes, su concierto de clausura de la mano de la OFM, organizadora de estos encuentros musicales. Esta novena edición sustituyó espacios habituales como la Sala María Cristina, para centrar la atención del público entre el coliseo malagueño y el espacio del Echegaray, quien acogió el pasado martes la actuación del conjunto Música Prima. Seis conciertos, para ésta última edición, en los que se ahondaba en las influencias entre lo popular y lo culto; los grandes referentes de las escuelas alemana, italiana e inglesa; citas indispensables con: Haendel, Vivaldi, Telemann, Purcell y como no Bach; y finalmente, las influencias de Iberoamérica como centro de atención de este siempre revelador ciclo.

Festival que, incomprensiblemente, cae de la agenda para la temporada próxima abandonando un espacio al que creíamos consolidado, como el propio Ciclo de Música Contemporánea. Estos recortes, bien debieran movernos a una reflexión sobre el papel que debería asumir la OFM en la sociedad malagueña. Mientras que su destino sea decidido por una casta política ajena al público aficionado, difícilmente podremos mantener la institución. En todo este juego, los aficionados tienen un deber inexcusable opuesto a esa indolencia que impregna todo lo que rodea a nuestra orquesta.

La escuela alemana fue la protagonista del último programa del festival, con una doble vertiente como es la culminación del barroco como arte; y en segundo lugar, su extensión fuera de los dominios palaciegos para extenderse hacia un público cada vez más amplio desde una perspectiva festiva. Para ello nadie mejor que un Telemann retratista como prueban su Suite Alster o la Suite Tragi-Comique, interpretadas por la OFM en la primera y segunda parte del concierto. Este componente lúdico lleva al prolífico compositor a recurrir a toda una suerte de efectos contrastantes que tienen en la danza un elemento de cercanía hacia capas más amplias de la sociedad.

Por su parte, la OFM sorprendió al auditorio con una interpretación impecable, plena de color y contrastes, una inspiradísima emisión gracias al temple de los vientos, especialmente los metales, destacando ese sentido de júbilo. Una profunda lectura por parte de los profesores de la Filarmónica, con la concertino en el primer atril, donde las cuerdas, lejos de esas acostumbradas lecturas lineales, apostó por los juegos de tiempo aportados por la inspiración de Aarón Zapico. La guitarra barroca y la tiorba de Daniel y Pablo Zapico aportaron densidad estética al concierto, traspasando el sentido historicista para subrayar el virtuosismo técnico que recorrió todo el programa.

Lectura impecable define el broche del concierto de la mano de Haendel y su Música para los Reales Fuegos de Artificio HWV 351. Hemos escuchado muchas veces a la OFM esta página, pero la dirección musical y el talento del maestro Aarón Zapico provocaron ese momento tan deseado donde la música llega a lo más profundo del oyente. Un concierto único, difícilmente repetible donde la OFM, una vez más, dio lo mejor de si en la batuta del genio Zapico. Una vez más la música como arte se impuso.

Alejandro Fernández 16|07|2013

Alejandro Fernández 16|07|2013

Anuncios




PURCELL CON ACENTO ANDALUZ

18 07 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

IX FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA

Coral polifónica y Orquesta Barroca de la Basílica de San Juan de Dios de Granada

 Programa: El rey Arturo Z. 268, de H. Purcell con libreto de J. Dryden

Solistas: Verónica Plata, soprano; Rocío de Frutos, soprano; Pablo Martín, tenor; Rosa Plata, mezzo; Francisco Crespo, bajo y Ana Ibáñez, actriz

Dirección de escena: Tete Cobo

Dirección musical: Juan Ignacio Rodrigo Guerrero

Ministriles del Nuevo Mundo y la ópera inglesa de H. Purcell, han centrado la cuarta y quinta jornadas del Festival de Música Antigua, que está teniendo en el teatro Cervantes como gran protagonista de esta última edición, que desgraciadamente se acerca su final y con la que despedimos hasta no sabemos cuándo el intenso trabajo y el empeño que desde sus inicios depositó la OFM en este proyecto. Cada vez la agenda musical para la temporada nos aparece más desnuda, frágil e inconsistente. No se trata de una defensa quijotesca, ni mucho menos jalear a quien posee las responsabilidades, pero lo cierto es que caminamos por un tiempo complicado que justifica errores y toma como obligadas decisiones que nada tienen que ver con el aspecto puramente artístico. Esta sequia en la oferta empuja hacia propuestas cada vez más generales e insustanciales, sin atender a razones de innovación, pluralidad o tan sólo gusto.

Musicalmente hablando, Andalucía ha dado un giro exponencial en cuanto a la formación de intérpretes, pero también en la proliferación de conjuntos y agrupaciones que desde los más diversos dominios del repertorio ahondan en las raíces comunes a las que nos referenciamos. Un ejemplo de esta idea han sido las actuaciones del Conjunto Oniria, el jueves y la Coral polifónica y Orquesta Barroca de la Basílica de San Juan de Dios de Granada, bajo la batuta del maestro Juan Ignacio Rodrigo Guerrero este viernes. Ambas formaciones guardan en común la marca hecho aquí y aportan un grado de esfuerzo y profesionalidad que traspasa al oyente. Por tanto, dos propuestas bien distintas que marcan contraste y ahondan en la propuesta de esta edición del Festival de Antigua, que centra su interés en las influencias mutuas entre Europa e Iberoamérica, lo popular y lo culto.

La semiópera, El rey Arturo o The British Worthy, fue la cita con la ópera barroca de la mano del músico más importante e influyente de la escuela inglesa. Punto de inflexión que evoca a Dido y Eneas, la importancia del color y búsqueda de efectos a través de la música, así como la incorporación de ritmos danzantes como la chacona cuya cadencia animada ayuda al genio inglés a hilar el desarrollo dramático de esta pequeña joya. Un regalo poco habitual en los escenarios, que en buena medida justificaba la buena entrada que registró el Cervantes. El peso de los diálogos entre los personajes centrales de la obra, lo resolvieron Ana Ibáñez y Tete Cobo con muy escasos recursos aunque brillamente desarrollado hasta el punto de incidir en el sentido de arte total que Purcell maneja magistralmente en esta época tan temprana.

Estructurada en cinco actos The King Arthur vuelve sobre el mundo de dioses, adas y ninfas que pueblan el catálogo lírico de Purcell. Transportarnos a esos mundos fue la tarea expuesta por la coral granadina de la Basílica de San Juan de Dios , junto a un buen quinteto solista, donde destacó especialmente el bajo Francisco Crespo, con la efectista What Power art thou. Del conjunto coral debemos apuntar la empastación y la emisión redonda sin desequilibrios entre cuerdas, que elevan aún más la calidad de este montaje a pesar de la insolvencia del conjunto instrumental plano e inexpresivo en la cuerda, superable en la percusión y catastrófico en el viento, especialmente en los metales. A pesar de todo, asistimos a una propuesta de peso, puesto que lejos de acudir a los pitos foráneos se apuesta por unos efectivos andaluces, donde el crecimiento, la evolución técnica y artística está asegurada siempre que se abran los escenarios y desterremos la idea absurda que da por bueno lo de fuera y desprecia el talento propio.

Intención, valentía y talento en esencia podrían resumir la penúltima cita del Festival de Antigua acompañado de la mano del maestro Juan Ignacio Rodrigo un músico al que debemos prestar especial atención.

Alejandro Fernández 15|07|2013

Alejandro Fernández 15|07|2013





LAS IDAS Y LAS VUELTAS HACEN PARADA EN ANTIGUA

17 07 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

IX FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA

Accademia del Piacere Arcángel

Las idas y las vueltas: músicas mestizas. La música barroca colonial en el diálogo con el Flamenco

Programa: Las tierras y Las raíces; Músicas mestizas y Las danzas

Solistas: Fhami Alqhai, viola da gamba; Arcángel, cantaor; Miguel Ángel cortés, guitarra flamenca; Agustín Diassera, percusión y palma; Rami Alqhai, viola da gamba y Miguel Rincón, guitarra barroca.

Dirección musical: Fhami Alqhai

 Teatro Cervantes, miércoles  10 julio de 2013

La viola da gamba de Fhami Alqhai y el cante de José Francisco Arcángel Ramos centraron, ante un Cervantes colmado, el ecuador del Festival de Música Antigua de Málaga. Probablemente sea este uno de los espectáculos más serios y solventes que han pisado, en los últimos tiempos, las tablas no sólo del Coliseo malagueño, sino en general de toda la actualidad artística que circula por los escenarios Andaluces. Fhami y Arcángel hacen posible un proyecto tan auténtico como posible, tan teórico como práctico. Una idea que prescinde de los tópicos entorno a la música y la muestra como algo vivo, vibrante, donde el sentido poético alumbra en Las idas y las vueltas, las esencias mismas de la expresión más áurea de nuestra cultura inmaterial en el legado del flamenco.

Muchos proyectos se han ido sucediendo a lo largo de estos años, con los consecuentes excesos. Se intentó innovar con el denominado flamenco-fusión justificando una serie de licencias donde o en unas, u en otras, el engendro adquiría carácter  grotesco y han movido a no pocas críticas y descalificaciones. El trabajo expuesto, este pasado miércoles, por la Academia del Piacere marca un antes y un después en el denominado mestizaje, experiencias híbridas, fusión… Un antes, dado el estudio de las antiguas canciones populares del sur peninsular y de Iberoamérica asentando toda una línea de investigación. Pero también un después, en el virtuosismo que emana en las cuerdas y la voz de este conjunto que ha llegado al mismísimo Auditorio Nacional desde su presentación en el Palacio de Carlos V de Granada hace ahora ya dos años.

El proyecto Las idas y las vueltas, destaca por la profundidad puesto que se propone ahondar en nuestras propias raíces; impone un sentido oscilante de los distintos números que componen el espectáculo transformando cada elemento musical, aparentemente desconectado, en una tesela que no por sencilla, imprescindible en la comprensión de la música antigua y el flamenco. Lejos de la alternancia gazpachera, cada intérprete encuentra una vía para la expresión; el resultado guste o no reconduce al punto donde lo culto y lo popular se despidieron. Una idea que académicamente ha calado durante décadas, pero al repasar el clasicismo haendeliano, descubrimos entre sus sinfonías infinidad de temas populares, los mismos que se desvelan en Tchaikovsky o en la sangre misma de la Iberia de Albéniz o El amor brujo de Manuel de Falla.

Academia del Piacere, Fahmi y Arcángel ordenan los colores de estos sonidos abordando una visión histórica, subrayan sus esencias populares y la elevan gracias a su sentido estético a la condición de lo sublime, donde nada falta y en donde nada sobra. Sólo así podemos entender, incluso el más purista, ese galanteo entre la Improvisación sobre la Spagna o las Alegrías de Cádiz. Un trabajo amable y profundo, donde el canon de la partitura enlaza con la improvisación natural del cante.

Alejandro Fernández 11/07/2013





EL ECHEGARAY REVIVE IBEROAMÉRICA

16 07 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

IX FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA

Música Prima

Nuevos mundos. De las músicas indígenas al Códice de Trujillo

Programa: Selección de obras desde época precolombina hasta el siglo XIX

Solistas: Juan Manuel Vaquero, organetto y zanfona; Vicente Parrilla, flautas; Johanna Rose, violas y Álvaro Garrido, percusión.

Dirección musical: Francisco Orozco

Teatro Echegaray, martes 9 julio de 2013

Lejos de los habituales convencionalismos que visten los habituales recitales de clásica. Música Prima, conjunto formado por: Juan Manuel Vaquero, Vicente Parrilla, Johanna Rose, Álvaro Garrido y a cuyo frente se sitúa Francisco Orozco desplegaron, este martes, en el espacio escénico del Echegaray, ese mosaico de músicas que colonizaron América desde el continente, y que tuvo también su reflejo en el viejo continente. Recital caracterizado, desde el comienzo, por la cercanía de Música Prima con un público más sensible y entendido. Obviedad que no apetece tanto al contemplar el auditorio que llenaba la sesión inaugural de esta novena y última, si nadie no lo remedia, edición del Festival de Música Antigua de Málaga. Cita a la que creíamos consagrada e irrenunciable, pero que en realidad es una víctima más de todos los sinsentidos que adornan esta ciudad.

Más allá de la trabada erudición, la experiencia Música Prima apetece un viaje interior a nuestras propias raíces, que nos singularizan como género y enriquecen en pluralidad cultural, desde un prisma alejado del occidentalismo y a favor de la puesta en valor de músicas que van desde época precolombina hasta el siglo diecinueve. Las explicaciones de Francisco Orozco, junto a las valiosas notas de Pablo Bujalance sirvieron de guía al recital centrado en esencia en aquellas obras donde lo popular se funde con la aportación armónica europea y transforma la música indígena en un nuevo repertorio que ejerce también su impronta en Europa. Puentes imaginarios de ida y vuelta, excepcionalmente planteados por este quinteto de músicos, con una dilatada carrera caracterizada por el afán en recuperar y difundir repertorios antiguos de un mundo y otro, que no lo son tanto puesto que subrayan la permeabilidad de los intercambios.

El recital de Música Prima, en el Echegaray, se agrupaba en cinco bloques temáticos caracterizado por su raíz popular, donde el componente percutido, el ritmo forma parte indeleble de las distintas páginas que conformaban no sólo el programa, sino también el trabajo discográfico que lo aúna, especialmente centrado en la figura de Baltasar Martínez Compañón a cuya mano se debe la más antigua de las recopilaciones de la música popular del Nuevo Mundo, el Códice Trujillo o Codex Martínez Compañón, una de las joyas bibliográficas de la Biblioteca del Palacio Real de Madrid, escrito a finales del siglo dieciocho.

 A la riqueza de las lenguas que repasan Música Prima se une el mimo de las instrumentaciones utilizadas por el conjunto en los que sobresale la vihuela, las distintas violas, el curioso sonido del organetto, tan habitual en las representaciones iconográficas medievales, distintas flautas; reproducciones históricas, en suma, que recuperan sonidos casi olvidados. Mención especial merece la figura de Álvaro Garrido, a lo largo de todo el concierto desgranó un amplio catálogo de instrumentos de percusión. Con el objeto de destacar la fuerza y frescura de estos cantos. Por su parte,  Francisco Orozco prescinde de la impostación en la emisión dotando a cada pieza de una inusitada autenticidad, de ahí la importancia y peso de este trabajo.  

Contradanza La Libertadora, ejemplo de la pervivencia de aquellas formas barrocas y Chacona de Juan Arañés, una de las más antiguas chaconas conocidas del Nuevo Mundo sirvieron de colofón a un excepcional concierto como prueba la amplia acogida del auditorio.

Alejandro Fernández 12|07|2013

Alejandro Fernández 12|07|2013





BACH Y VIVALDI CON KETCHUP

15 07 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

IX FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA

 Joven Orquesta Barroca de Andalucía

 Programa: Concierto de Brandeburgo nº 3 en Sol mayor, BWV 1048, de J. S. Bach y Las cuatro estaciones, de A. Vivaldi

Solistas: Juan Francisco Padilla, laúd y tiorba.

Director-concertino: Michael Thomas

 Teatro Cervantes, lunes 8 julio de 2013

Las figuras de Bach y Vivaldi encargan la culminación de uno de los períodos más creativos e innovadores de la historia de la música. Si Vivaldi encarna la fantasía melódica y la concreción del concierto solista, en Bach descubrimos la síntesis entre la elegancia de la escuela francesa, el contrapunto alemán, y gracias a su propio intelecto ejemplifica en los Conciertos Brandeburgueses,  la consagración misma de la forma. El lenguaje mismo de un músico capaz de cincelar las más variadas técnicas conocidas, estilos y géneros conformando la base que tanto ha calado en la música occidental hasta la figura de Igor Stravinsky, en el siglo pasado, que romperá con la hegemonía de la armonía.

En estos seis conciertos bachianos, encontramos distintos dedicatarios solistas. De este modo, frente a los dos primeros conciertos, más cercanos a la estética italiana, el tercero de estas páginas, el BWV 1048,  escrito en la tonalidad de Sol mayor, Bach prescinde del viento para centrar todo el peso instrumental en la cuerda, a la que exige una alta inspiración técnica, por parte de los intervinientes en una sucesión de contrastes: enfrentados, en tutti o alejados entre solistas y conjunto.

Michael Thomas, director de la Joven Orquesta Barroca de Andalucía, une a su reconocida carrera como solista, la faceta educativa de este proyecto tan ambicioso como brillante,  de tanto calado para las futuras generaciones de músicos andaluces, contando, además, con el apoyo institucional de nuestra OFM. En su violín, Thomas al frente de la JOBA ofreció una lectura del Concierto de Brandeburgo nº 3, necesariamente ágil para compensar la incomprensible ausencia de la caja acústica, que si bien no soluciona, al menos “remedia”. La versión destilaba interés, en ella se aprecia el trabajo no sólo de los solistas sino de todos los componentes. Un concierto bien empastado, con los irremediables peros del instante, como el atropellado final del allegro conclusivo, alguna no entrada o notas extras. La aportación del laúd de Juan Francisco Padilla resultó engullida por la energía del timbre de las cuerdas, encontraste con la sonoridad creada con los conciertos de Vivaldi posteriores.

Si Bach dominaba el teclado, el veneciano Vivaldi destacaba por su dominio del violín. Instrumento este, al que dedicó dos amplios centenares de conciertos. De todos ellos, el op. 8 incluye en Il cimento dell’armonie e dell’inventione, cuatro páginas que conforman lo que hoy conocemos como Las cuatro estaciones, que junto al Concierto de Brandeburgo nº 3, encarnan la definición misma del barroco. Obra programática, viene cargada de recursos y características estilísticas como: los movimientos contrastantes, la pulsación del bajo, repeticiones, ecos y alternancias, entre otras. Todos estos elementos fueron destacados por el director-concertino, Michael Thomas quien guía como nadie a sus músicos de la JOBA hacia la auténtica interpretación por encima de convencionalismos alejados de la mera reproducción de sonidos con cierta coherencia. Como señala Pablo Bujalance en sus hiladas notas al programa, la figura del laud y la tiorba, en las manos de Juan Francisco Padilla adquieren un apunte revelador en el paisaje vivaldiano. No obstante, la interpretación de la JOBA se vio sensiblemente afectada por irrelevantes postizos que en nada contribuyeron al lucimiento de los verdaderos protagonistas de este concierto inaugural. La idea es bastante gráfica, algo así como presenciar a alguien añadiendo ketchup a un plato con el mejor ibérico. Escenifíquenla mentalmente, y concluirán conmigo  en la tristeza del hecho.

Alejandro Fernández 09|07|2013

Alejandro Fernández 10|07|2013





IX FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA DE MÁLAGA. OFM

12 07 2013

Orquesta Filarmónica de Málaga

TC  sábado 13|07 21:00h.

Programa

La Réjouissance


Suite “Alster” TWV 55:F11 G. Ph. Telemann (1681-1767)
Ouverture
Die canonierende Pallas
Das Álster – Echo
Die Hamburgischen Glockenspiele
Der Schwanen Gesang
Der Álster Schäffer Dorff Music
Die corcentierenden Frösche und Krähen
Der ruhende Pan
Der Schäfer und Nymphen eilfertiger Abzug
Concerto Polonoise TWV 43:B3 G. Ph. Telemann
(Polonoise / Allegro / Largo / Allegro)
Concerto Polonoise TWV 43:G7 G. Ph. Telemann
(Adagio / Allegro / Largo / Allegro)
Suite Tragi-Comique TWV 55:D22
G. Ph. Telemann
Ouverture: Lentement – Vite – Lentement
Le Podagre
Remède expérimenté: La poste et la danse
L’Hypocondre
Remède: Souffrance héroïque
Le Petit – Maître
Remède: Petite – Maison
Música para los Reales Fuegos
de Artificio HWV 351 G. F. Haendel (1685-1759)
Ouverture: Adagio – Allegro – Lentement – Allegro
Bourée
La Paix: Largo alla siciliana
La Réjouissance (El Júbilo): Allegro
Minueto I / II

Solistas

Aarón Zapico, director
Daniel Zapico, tiorba
Pablo Zapico, guitarra barroca

VENTA DE ENTRADAS: (A partir del 6 de junio)

Precio único: 15 €

Programa JOBA: 10 €

50 % descuento: Jubilados, pensionistas y discapacitados psíquicos y físicos.

40 % descuento: Tarjeta joven.

www.unientradas.es

www.teatrocervantes.com





IX FESTIVAL DE MÚSICA ANTIGUA. OFM

11 07 2013

Coral polifónica y Orquesta barroca de la Basílica de San Juan de Dios de Granada

TC viernes 12|07 21:00h.

Programa

El Rey Arturo Z. 268 de Henry Purcell (Versión concierto)

Libreto de John Dryden

Solistas

Director:
Juan Ignacio Rodrigo Herrera
Sopranos:
Verónica Plata Guerrero
Rocío de Frutos Domínguez
Tenor:
Pablo Martín Reyes
Mezzosoprano:
Rosa Plata Guerrero
Bajo:
Francisco Crespo
Actor y director de escena:
Tete Cobo
Actriz:
Ana Ibánez

 

VENTA DE ENTRADAS: (A partir del 6 de junio)

Precio único: 15 €

Programa JOBA: 10 €

50 % descuento: Jubilados, pensionistas y discapacitados psíquicos y físicos.

40 % descuento: Tarjeta joven.

www.unientradas.es

www.teatrocervantes.com








A %d blogueros les gusta esto: