UN ACHÚCARRO INCONTESTABLE ABRE LA TEMPORADA

27 09 2010
CICLO GRANDES COMPOSITORES

Joaquín Achúcarro

 Programa: Fantasía-Impromptu op. 66 y Sonata nº3 op. 58 en si menor, de F. Chopin y Estudios Sinfónicos op. 13, de R. Schumann.
Solista: Joaquín Achúcarro (piano)
 
Sala María Cristina, sábado 25 de septiembre de 2010
UN ACHÚCARRO INCONTESTABLE ABRE LA TEMPORADA
 
Demasiado tiempo ha transcurrido desde la última vez que pudimos ver y escuchar a uno de los intérpretes más reconocidos dentro y fuera de nuestras fronteras. Un vasco universal, músico por la gracia de su talento y genio capaz de saltar desde la profundidades chopenianas al Albéniz más genuino; todo en dos horas de concierto con veinte minutos de aplausos y cuatro propinas. El maestro Joaquín Achúcarro volvió a Málaga, a su casa, y la prueba fue una Sala María Cristina llena hasta la última localidad e incluso con aficionados que no pudieron conseguir entradas. No sé qué pensaran, ustedes pero quien les escribe aprendió a Rachmaninov, desde la teoría, con Pérez de Arteaga, y la práctica, con el maestro Achúcarro y su dos o el tres para orquesta del genio ruso, en la dura bancada del Cervantes, entonces no importaba el sitio, tan sólo la clase magistral, la anotación hecha música o la capacidad de este gran pianista de seducir al oyente.
No conozco un intérprete más sincero y cercano ante el teclado que el maestro Achúcarro, el pianista vasco no intenta deslumbrar a primeras, es el oyente el que acaba deslumbrado, tanto por su técnica pulida, como la cercanía de sus interpretaciones, la prueba no es otra que el particularísimo Chopin y Schumann con el que este bilbaíno realiza su particular homenaje a estos dos grandes genios de la música, a pesar de no necesitar presentación alguna, puesto que sus obras, ya constituyen parte de ese legado universal del repertorio clásico. Achúcarro simplemente lo reivindica, hace cercano y accesible, con la impronta que emite su piano, esa pulsación que vuela y fulmina cada dificultad.
Chopin y su Fantasía-Impromptu abrió el concierto y la temporada en la Sala María Cristina, Joaquín Achúcarro presentó una versión alejada de un peligroso exceso de sentimentalismo, llena de fuerza, musicalidad y expresividad desbordada. Esta misma idea, fue la que reinó en el desarrollo de la Sonata número tres del compositor polaco, obra en la que Achúcarro nuevamente huye de esa sensiblería para presentando una partitura que si bien sigue la estructura clásica, no renuncia a la personalidad de su autor, de la que destacó el sublime Scherzo, al que el pianista vasco dotó de personalidad propia. Schumann ocupó la segunda parte del programa con sus Estudios Sinfónicos, en ellos el solista transforma el teclado para aclarar la densidad de cada frase y de cada acento encerrado entre sus notas.
Las tres obras que conformaron este primer programa inaugural, constituían suficiente música, dadas las exigencias y dificultades que en sí ocultan, pero un público fiel al maestro, atornillado a la butaca, tuvo la gracia de un Ravel, el impresionante Nocturno para la mano izquierda de Scriabin, o la genialidad de Navarra de Albéniz y finalmente un nuevo nocturno para cerrar una velada inolvidable.
Alejandro Fernández 07|06|2010

Alejandro Fernández 27|09|2010

 
Anuncios




Sala María Cristina temporada 10|11

24 09 2010

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ciclo Grandes Compositores

Sábado 25|10 20.30h.

Joaquín Achúcarro, piano

PARTE I 

Fantasia Impromtu    op. 66              Chopin

 Sonata nº 3 op. 58 en si menor         Chopin

 PARTE II

 Estudios Sinfónicos                           Schumann

 





LA MÚSICA FRANCESA ABRE EL NUEVO CICLO DE CÁMARA

24 09 2010

IV CICLO DE CONCIERTOS DE CÁMARA DE LA OFM 10|11

Concierto nº 1

Cuarteto Alborán

Programa: Cuarteto de cuerda en sol menor, op. 10, de C. Debussy y Cuartero de cuerda en fa mayor, de Maurice Ravel 

Solistas: Josef Horvath, violín I, Julius Horvarth, violin II, Evdokia erchova, viola y Tilman Mahrenholz, violonchelo

Auditorio Museo Picasso Málaga, 21 de septiembre de 2010

Con la que nos está cayendo y temiendo aun más los vaticinios de lo que todavía nos queda por aguantar, el chicle presupuestario sigue aguantando la tensión. Advertidos estamos que si llegado el momento explota, poco sentido tendrán los duelos y quebrantos. Pues bien, antes que el fiambre empiece a enmohecer roguemos por la pronta recuperación del enfermo y sigamos apostando por el espacio que ha de tener la música con mayúsculas en esta apartada orilla de espetos y biznagas, de cargos y carguitos.

La primera en la frente, desvisto a un santo para glorificar el propio, desconocemos las razones del cambio de escenario de la Sala Cánovas, tan cómoda y accesible, por el naranja de las butacas del Auditorio del Museo Picasso; da la sensación que de un plumazo se ha rellenado a modo de corta y pega las programaciones de ciertas instituciones culturales y dar así la sensación de más y mejor. Frente a estos pequeños matices, sin duda reseñables, puesto que intención por colaborar tragando hay, pero tampoco es cuestión de convertirnos en sumideros, contrasta el trabajo de conjunto, el esfuerzo intelectual, la oportunidad de la cuidada programación y la impecable coordinación artística de Francisco Martínez, al que se suma el esfuerzo del maestro Colomer y la Fundación Unicaja. Testigos del chaparrón, el cuarto Ciclo de Cámara está en marcha, y a fin de cuentas lo realmente importante es la música y en este concierto inaugural dió buena prueba de ello el Cuarteto Alborán.       

Con el aliciente de una sala llena de aficionados los maestros del conjunto Alborán presentaron un programa eminentemente francés; dos autores Debussy y Ravel embuidos por el giro de la música gala, iniciado entre otros por Saint-Saëns, frente a los  presupuestos de la escuela alemana presentando las únicas partituras escritas por estos para el conjunto de cuerdas. Si en Debussy, la sonoridad extrema se amolda con facilidad a ese nuevo ideario dictado, con Ravel, la precisión preside su obra.

Más que sobresaliente la versión ofrecida por el Cuarteto Alborán del Cuarteto en sol menor, de Debussy con el delicado Scherzo de sabor oriental y rematado por el chispeante estallido sonoro del movimiento conclusivo. La segunda parte estuvo presidida por el Cuarteto de cuerda en fa mayor de Ravel, obra bien trabada por el compositor, exigente con el intérprete y bien resuelta por el cojunto Alborán. En definitiva, un programa que deja un buen regusto en su comienzo y es prologo para un ciclo imprescindible en la nueva temporada.

Alejandro Fernández 07|06|2010

Alejandro Fernández 23|09|2010

 





OCHO CANCIONES, UN BALLET Y EL VIOLÍN DE CHO

21 09 2010

Concierto de Abono nº 2. Rusia atávica 2

Programa: Ocho canciones populares rusas, op. 58, de A. Liadov; Concierto para violín y orquesta en re mayor, op. 35, de P.I. Tchaikovski y Petruchk, de I. Stravisnky.

Solista: Catherine Cho, violín

Director: Edmon Colomer

Teatro Cervantes, sábado 18 de septiembre de 2010

El pequeño ciclo de dos conciertos dedicados a la aportación de la escuela rusa, se cerró la pasada noche con dos obras fundamentales del repertorio, abriéndolo un hasta ahora Anatole Liadov, con sus Ocho canciones populares rusas, poco conocido entre el público malagueño. Programa que no por recurrente, denso y exigente con la plantilla orquestal y su principal batuta. Si en el Iván el Terrible, comprobamos la capacidad de Colomer dominando la gran masa vocal e instrumental, en este segundo programa hemos apreciado, nuevamente, la seriedad y entrega de los profesores a los planteamientos de este gran director, se inaugura así, una línea de trabajo que promete grandes veladas para la temporada que empieza a rodar.

Filigranas orquestales, cuya base principal no sólo de las Ocho canciones, sino la producción del catálogo de Liadov, cimentada en esa inagotable fuente de inspiración que es folklore ruso, germen a su vez, de toda una corriente musical y por extensión de la escuela rusa, resumen la visión y el sentido de esta interesantísima partitura, que engrosa el ya amplio catálogo de nuestra orquesta; primer plato de este segundo programa. Sonido redondo, bien empastado atento a los preciosismos que dominan la obra, donde a pesar de la sencillez de la estructura, su riqueza radica en el mimo de su orquestación.

Despreciado en su día, tanto por parte de la crítica como su intérprete, el tiempo han convertido el Concierto para violín de Tchaikovski en una de las obras obligadas tanto del repertorio, como también la elevan a una de las piezas claves para entender la cultura de occidente. Bajo estas premisas, sumado al peso de la amplia discografía con sus grandes intérpretes, Catherine Cho vieno a marcar una interpretación basada en la claridad y la agilidad de su arco, un trabajo más que sobresaliente tan sólo empañado por los ridículos aplausos que enturbiaron el final del primer movimiento. Cho comenzó a volar desde la exposición del primer tema, reinó en la coda del primer movimiento y remarcó el aire lúdico y saltarín del allegro vivacissimo final.

La versión de 1947 del ballet Petruchka, puso el punto y final a este viaje retrospectivo a la música rusa con especial interés en el pesó de la música tradicional seña de identidad de escuela y en especial el peso del grupo de los cinco. Stravinski toma como excusa para su ballet el mundo de los títeres inspirándose en el carnaval y su sentido desenfadado, lleno de contrastes expresado en sus múltiples planos, forman excusa para una partitura que desde el punto de vista orquestal supone el nexo entre dos siglos de música, tal y como entendió OFM y Colomer. Versión impecable tanto desde el punto de vista técnico como en el sentido que transmitió al público asistente.

Alejandro Fernández 07|06|2010

Alejandro Fernández 18|09|2010





Temporada de abono OFM 10|11

17 09 2010

Concierto de abono nº 2. Rusia atávica (2)

Viernes 17|20:30h.  Sábado 18|20:00h.

Anatole Liadov (1855 – 1914)

 

Ocho canciones populares rusas, op. 58 (14’)

            I. Canto religioso. Moderato.

            II. Villancico Kolyada. Allegretto.

            III. Canción dolorosa. Andante.

            IV. Canción humorística Bailé con el mosquito. Allegretto.

            V. Leyenda de las aves. Allegretto.

            VI. Canción de cuna. Moderato.

            VII. Danza de la rueda. Allegro.

            VIII. Canción de la danza de la aldea. Vivo.

Piotr Ilich Chaikovski (1840-1893)

Concierto para violín y orquesta en re mayor, op. 35 (’)

  1. Allegro moderato.
  2. Canzonetta.
  3. Allegro vivacissimo.

 

II

Igor Stravinsky (1882-1971)

 

Petruchka (versión 1947) (’)

Cuadro I: Fiesta popular de la semana de carnaval.

Cuadro II: En casa de Petruchka.

Cuadro III: Con el Moro.

Cuadro IV: Fiesta popular y muerte de Petruchka.

Solista:   CHATERINE CHO (violín)

Director:  EDMON COLOMER

El programa se abre con la interpretación de “Ocho canciones populares rusas, op. 58” de Liadov, una composición definida por la utilización de material folclórico y el amor a la tradición y a la esencia nacionalista.
El “Concierto para violín y orquesta en re mayor, op. 35” de Chaikovski, es la segunda composición seleccionada para integrar este programa de la OFM, que contará con la intervención como solista de la reputada violinista Catherine Cho, en la que se podrá apreciar la unión entre el sinfonismo del Occidente europeo y las
cualidades coloristas de las melodías, las armonías y la tímbrica de la música tradicional rusa.
El broche final de esta nueva cita musical lo pondrá la interpretación de la versión de 1947 de la obra de Stravinski “Petruchka”, que se podrá escuchar en Málaga por primera vez y que se presenta con la triple intención de servir de carta de presentación a la generación de músicos rusos plenamente insertados en el siglo XX, obtener una visión de cómo este compositor es capaz de dejarse seducir por la tradición rusa y establecer un clarificador nexo en la evolución del lenguaje compositivo de Stravinsky.





EL PROKÓFIEV DE COLOMER REINVENTA LA OFM

16 09 2010

Concierto de Abono nº 1. Rusia atávica 1

Programa: Iván el Terrible, op. 116, de S. Prokófiev

Solistas: Ainhoa Zubillaga (mezzosoprano); Denis Sedov (barítono) y Luis Álvarez (narrador)

Coro de Ópera de Málaga

Director de coro: Francisco Heredia

Director: Edmon Colomer

Teatro Cervantes, sábado 11 de septiembre de 2010

Sencillamente brillante, así puede definir el primer trabajo del maestro Colomer como titular de la OFM. Atrás quedó la desigual temporada pasada, que frente a este primer programa de abono de la temporada, por el esfuerzo de unidad del Coro de Ópera de Málaga y los maestros de nuestra Filarmónica, bajo la batuta del director barcelonés. La sencillez de gestos, la entrega en el desarrollo de la obra, plagada de matices, junto a la madurez del planteamiento expuesto por este grandísimo músico, muestran las claves del éxito entre los aficionados y que pudimos disfrutar de este gran concierto inaugural. Un programa original donde música, épica y cine convergen en un gran oratorio que pone de relieve la importancia de la escuela rusa en el gran repertorio, un primer concierto que tendrá su continuidad en el próximo abono.

Un compositor Prokófiev, de estilo personalísimo, donde incluye el peso del folklore ruso y las influencias de Glinka, Mussorgski o el propio Tchaikovski, en algunas citas orquestales, toman cuerpo en la partitura de Iván el terrible, obra escrita para la película del mismo título de Eisenstein, tras una primera colaboración entre ambos con el soberbio Alexander Nevsky. Esta gran cantata sería transformada en la forma como actualmente la conocemos por quien fuera director de la banda sonora Stassiévich, el cual utilizaría los distintos números escritos por Prokófiev, a los que añade fragmentos narrados de la cinta, sin olvidar los fragmentos extraídos de la liturgia bizantina.

A pesar de las dificultades propias del idioma, el Coro de Ópera de Málaga brindó nuevamente una página inolvidable, llena de fuerza e intensidad, con efectivos redoblados, con un cuidado especial de la cuerda de tenores, que en los últimos tiempos tendía a flaquear. Por su parte, excepcionales las sopranos y contraltos que dieron a la obra la suficiente fuerza vocal llena de matices y notas suspendidas, a lo que se une la potencia de los bajos. Ainhoa Zubillaga, Denis Sedov y Luís Álvarez, este último como narrador, ocuparon los atriles solistas. La mezzo Zubillaga, que ya nos visitó en Jenufa, destaca por su voz potente y con un registro medio muy interesante. Reconocida fue también la participación del barítono Denis Sedov.

Con el concierto pasado, el maestro Colomer hace una declaración de intenciones que deseamos tenga continuidad y siga generando en los atriles la atención y el cuidado al que pocas veces podemos referirnos, sea o no casualidad, lo cierto es que la OFM parece mucho más orquesta con su nuevo titular, lo que nos promete grandes veladas en esta nueva temporada que tan aplaudida arrancó este fin de semana.

Alejandro Fernández 07|06|2010

Alejandro Fernández 11|09|2010





Temporada de Abono OFM 10|11

7 09 2010

Concierto de Abono nº1: Rusia Atávica (1)

Viernes 21:00h. | Sábado 20:00h.

Iván el Terrible, de S. Prokofiev

“la música de Prokofiev es sorprendentemente plástica. Nunca se conforma con ser una simple ilustración, sino que, por todas partes, brillando junto a imágenes triunfales, revela de modo milagroso el movimiento interior de la acción y su naturaleza dinámica, en el que encarna la emoción y el significado del acontecimiento…” S. Eisemstein

Mezzosoprano  AINHOA ZUBILLAGA
Barítono  DENIS SEDOV
Narrador  LUIS ÁLVAREZ

CORO DE ÓPERA DE MÁLAGA
Director  FRANCISCO HEREDIA

Director Musical: EDMON COLOMER

En la nota de prensa remitida por la OFM, nos acercan también la siguiente noticia:

Junto al comienzo de la nueva temporada de la Filarmónica malagueña y el debut como titular del maestro Colomer, también hay que reseñar el inicio de un ciclo denominado “Una hora con el maestro” , cuya primera sesión tendrá lugar previamente al concierto del viernes día 10, a las 19,00 horas, en el Salón Rossini del mismo Teatro Cervantes.

Estos encuentros organizados por la OFM, que se repetirán a lo largo del curso, con entrada gratuita hasta completar el aforo, tienen como objetivo el de profundizar en el conocimiento de algunas de las diferentes obras y de sus autores incluidos en los programas de la nueva temporada.








A %d blogueros les gusta esto: