La perspectiva Sanzo

7 03 2017

Recital Ángel Sanzo. Piano

Sala María Cristina

04|03 20:00h.

Programa: Fantasía en Do menor KV. 475, de W. A. Mozart; Sonata op.2 n.3 en Do menor, de L. V. Beethoven; Sonetos de Petrarca n. 47 y 123 y Valle de Obermann, de F. Liszt y La valse (poema coreográfico), de M. Ravel

Acudir a la Sala María Cristina es siempre una experiencia no sólo por la seriedad del pùblico que la ocupa, sino también por ese sonido tan especial que convierte a este escenario, de obligado peregrinaje cuando la ocasión así lo merece. Ángel Sanzo volvía a Málaga, y para la ocasión contó con la mítica sala. Profesor del Superior de Badajoz, pedagogo incombustible e intérprete por vocación, Sanzo nos proponía un viaje anclado en la tradición desde la perspectiva que va desde el clasicismo mozartiano hasta la mirada clásica de Ravel, pasando por la escuela alemana de Beethoven o el virtuosismo de Liszt y, por supuesto, libre entre sus manos.

Dos horas colmadas de sensibilidad con un programa pleno de hallazgos y técnicamente impecable. El pianista malagueño desnudo de convencionalismos se entregaría a una interpretación donde la sutileza fue su timón y la técnica el lienzo para dibujar la tradición que llega hasta nuestros días.

Mozart y Beethoven ocuparon la primera parte del recital y aunque las indicaciones del clasicismo los dirigen, dibujan un nuevo horizonte estilístico que reinará sobre el piano: el romanticismo. La Fantasía KV. 475 presentan a un Mozart poliédrico capaz de enlazar, en apenas diez minutos, todo lo que bulle en su interior sobre rígidas convenciones clásicas. Fue esta idea la que manejaría Sanzo en su interpretación destacando el inquietante tema de apertura y cierre; subrayar el conmovedor andantino que sitúa el músico en el corazón de la fantasía.

Haydn fue el dedicatorio del op. 2 de las Sonatas para piano de Beethoven y en ellas más que una influencia condicionada hacia Beethoven, descubrimos una arquitectura que traspasa esos límites y amplían los márgenes de un músico que busca su propio lenguaje. Desde esta idea, el pianista malagueño nos ofrecía un Beethoven que haría del piano uno de los pilares de su producción más como maduración que experimentación. Tras el enérgico Allegro inicial le sucederían un adagio de ensueño hasta un scherzo saltarín, prólogo al contundente allegro conclusivo brillantemente defendido por Sanzo.

Las transcripciones de Liszt posiblemente han eclipsado su abundante catálogo original para piano. Páginas de pequeño formato que avanzan desde el innegable virtuosismo, hacia la evocación de momentos vividos que constituyen sus cuadernos de Años de Peregrinaje. Obras que servirían de puente con el apoteósico Ravel propuesto por Sanzo y que cerraban este personalísimo viaje. Recital en pocas palabras redondo, cargado de intención y siempre revestido de esa acertada intuición con la que el maestro Sanzo conquista a su público.

logofirma

Alejandro Fernández 07|03|2017

 





GRANADA: DSCHIII

30 01 2017
Integral de los cuartetos de cámara de D. Shostakovich

Sala Maria Cristina 21/01 20:00h.

Cuarteto Granada
Mario Navas, violín
Emilia Ferriz, violín
Manuel Moreno, viola
Jeremías Sanz, violoncello

Programa:Cuarteto nº4 en Re mayor op. 83 y Cuarteto nº5 en Si Bemol mayor op. 92, de D. Shostakovich.
img_1942

La Sala María Cristina volvía, este pasado sábado, a ser el escenario elegido por la formación camerística malagueña Cuarteto Granada para materializar su proyecto de interpretar la monumental integral de los cuartetos de cuerdas de Shostakovich. El frío no impidió una entrada notable de público, melómanos conscientes de la importancia y valor de la hazaña. Se trata de una aventura que tiene un fuerte componente personal, ambicioso, coherente con los grandes retos y metas a las que el conjunto nos viene acostumbrando. Como a su altísimo nivel técnico e interpretativo. El programa lo exigía, las expectativas eran altas, y cuando hay un trabajo serio, formal y madurado esta circunstancia aflora.

Los cuartetos de Shostakovich comenzaron a crecer a partir de la treintena del compositor y se dilataron hasta casi su muerte, por lo que abre un arco temporal tan amplio que más allá de sus virtudes técnicas condensa un discurso musical de su autor. Una especie de memoria en la que no es difícil hallar elementos ambientales, en ocasiones decisivos, y autobiográficos. Estos elementos están presentes en los cuartetos cuatro y cinco cercanos temporalmente aunque distanciados en sus ideas y planteamientos. Mientras que el primero sigue formas de Haydn y Beethoven, en el segundo aparece el armazón sinfónico. Sobre todas estas ideas se hilaría el programa presentado por Navas, Ferriz, Moreno y Sanz: el Cuarteto Granada.

Redactado en 1949, acabada la guerra, el Cuarteto número 4 no sólo refleja el duro momento que atraviesa el músico dentro del régimen, sino también posee destellos judios bajo formas populares, modeladas bajo una estructura clásica que mira hacia el interior del compositor. En este sentido, Granada centraría su discurso sobre dinámicas serenas, entrelazadas y cuidando sin reparos el tono cantabile que posee la página. Expresión sin exageraciones marcaría toda la interpretación destacando el susurro del Andantino frente a los contrastes en ocasiones acerados de los dos Allegrettos conclusivos de carácter contrastante y obstinado.

El Cuarteto Beethoven, dedicatorio del quinto trabajo para cuerdas de Shostakovich, estrenó conjuntamente ésta y la cuarta pieza. Se inaugura una nueva faceta en el trabajo camerístico del compositor al dotar al op.92 de una dimensión sinfónica que avanza la Décima Sinfonía. A todo esto debemos añadir el tono inseparable entre movimientos que acentúa la expresión y el discurso dialogante que mantienen las cuerdas de principio a fin, junto a esas notas agònicas, diluidas en el silencio, del primer violín en el tiempo final. Cuarteto Granada marcó los elementos dinámicos y rítmicos del cuarteto, sobre el leitmotiv que lo atraviesa y el sentido circular en la vuelta a la tonalidad inicial en el cierre. Concierto el de la Sala María Cristina, en suma, que supo a poco y dejaba el deseo de una próxima entrega.

Alejandro Fernández 24|01|2017

Alejandro Fernández 24|01|2017





CUARTETO GRANADA. CICLO DSCH

18 01 2017

Integral de los Cuartetos de cuerda de Dmitry Schostakovich. Concierto nº 3

Sala María Cristina 21|01  20:00h.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuarteto Granada

Mario Navas, violín

Emilia Ferriz, violín

Manuel Moreno, viola

Jeremias Sanz, violonchelo

#DSCH  En el transcurso de los próximos cursos académicos completaremos la integral de los 15 Cuartetos de cuerda del genial compositor ruso, Dmitry Schostakovich. Todos ellos tendrán como escenario la “Sala Unicaja de Conciertos Maria Cristina”, en Málaga.

Programa

CUARTETO N. 4,  EN RE MAYOR OP. 83

D. Shostakovich.

Allegretto

Andantino

Allegretto

Allegretto

 

CUARTETO N. 5, EN SI BEMOL MAYOR OP. 92

D. Shostakovich.

Allegro non troppo

Andante

Moderato, Allegretto, Andante

Entradas 10€,





DESAFIO DSCH II

14 06 2016

Cuarteto Granada

Solistas: Mario Navas, violín I, Emilia Ferriz, violín II, Manuel Moreno, viola y Jeremías Sanz, violonchelo.

Programa: cuarteto nº 11, en fa menor, op. 122, cuarteto nº 6,, en sol mayor, op. 101 y cuarteto nº 1, en do mayor, op. 49 de D. Shostakóvich

 Sala María Cristina, sábado 11 de junio de 2016

Días pasados leíamos en la prensa local que Shostakóvich estaba de moda. Afirmación que más allá del atractivo del titular nos conecta, finalmente, con un movimiento internacional de reivindicación del compositor soviético. Descubrimiento algo impuntual que coloca al músico entre las referencias imprescindibles del repertorio del siglo anterior y cuya obra de cámara debe estar en nuestra discoteca personal al lado de la beethoveniana, mozartiana o incluso Bartók nombre también maltratado por los estereotipos. Lo cierto es que el Cuarteto Granada –Navas, Ferriz, Moreno y Sanz- con la sencillez de quien no espera y la honestidad del trabajo de cuatro intérpretes que asumen un desafío que muy pocos han podido llevar a buen puerto hacen posible este proyecto. Nuevamente la Sala de Conciertos María Cristina rozó el lleno, a pesar de las calores y otras hierbas que suelen desmovilizar al auditorio. Málaga ha creado un conjunto que sin el márquetin y apoyo de otros, mercería un poco más de atención institucional y para ello nada mejor que gestores con mínimas inquietudes intelectuales.

Tres décadas separan el cuarteto nº 11 del primero de la integral y en el núcleo se sitúa el sexto. Todos ellos comparten un nexo común centrado en la propia inquietud creadora de Shostakóvich, las constantes referencias a la tradición clásica, lo personal, lo político y la necesidad de huir del asfixiante contexto social que condiciona toda su obra. El músico encontró en la música de cámara un punto de fuga de la losa r del régimen para construir su propio alegato sobre la libertad creadora. Compromiso inamovible a pesar del terror vivido durante años, tan sólo aliviado con la muerte de Stalin.

En el año sesenta y seis Shostakóvich inicia con el op. 122 sus cuatro últimos cuartetos que tendrán como dedicatoria los componentes del Cuarteto Beethoven, encargados de estrenar estas páginas. La desaparición del segundo violín de la formación condiciona la obra dotándola de un cariz elegíaco y nostálgico, en el que contrasta su gélida austeridad con la originalidad d su estructura en siete tiempos interpretados sin solución de continuidad. Granada nos situó ante la idea misma de la muerte según el músico. Impuso una serena tensión mantenida hasta los últimos compases del finale sobre la idea de ausencia y espacio irreal. Las constantes llamadas del primer violín o el sentimiento de abandono de la viola y el cello terminan focalizando la atención en el violín de Emilia Ferriz.

Shostakóvich toma con reservas las ideas aperturistas esbozadas por Kruschov. La aparente ligereza del cuarteto nº 6, incluso en su estructura en cuatro movimientos denotan nuevamente las reticencias del compositor ante el contexto político. No obstante, frente al aparente conformismo, el Cuarteto Granada destacaría esa independencia creadora del músico subrayando expresamente la soberbia factura de los cuatro movimientos que lo forman. Esa mirada atrás no le resta originalidad a la página y aunque pueda insinuar cierto conformismo, los reiterados acordes del acrónimo del compositor nos apuntan todo lo contrario.

El primero de la integral, el op. 49 cerraba la propuesta del segundo de los programas del ciclo que iniciara el cuarteto malagueño en el mes de enero pasado. En esta obra inaugural Shostakovich ha interiorizado el estudio de Beethoven y Haydn entre otros, lo que le permite coquetear con otros compositores como Dvořák o el propio Mahler y de la tradición rusa encarnada en Mussorgsky. Interpretación impecable caracterizada por la agilidad frente a la serenidad de los dos moderato iniciales. Partitura de contrastes como así lo anotó el Cuarteto Granada que, una vez más, hizo real lo que apetecía imposible. Pronto llegará El desafío III.

Alejandro Fernández 30|05|2016

Alejandro Fernández 30|05|2016





CUARTETO GRANADA. CICLO DSCH

3 06 2016

Integral de los Cuartetos de cuerda de Dmitry Schostakovich. Concierto nº 2

Sala María Cristina 11|06  20:00h.

Cuarteto Granada

Mario Navas, violín

Emilia Ferriz, violín

Manuel Moreno, viola

Jeremias Sanz, violonchelo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

#DSCH  En el transcurso de los próximos cursos académicos completaremos la integral de los 15 Cuartetos de cuerda del genial compositor ruso, Dmitry Schostakovich. Todos ellos tendrán como escenario la “Sala Unicaja de Conciertos Maria Cristina”, en Málaga.

Programa

CUARTETO N. 11, OP. 122

D. Shostakovich.

Introduction

Scherzo

Recitative

Etude

Humoresque

Elegy

Finale

CUARTETO N. 6, OP. 101

D. Shostakovich.

Allegretto Moderato con moto

Lento

Lento-Allegretto

CUARTETO N. 1, OP. 49

D. Shostakovich.

Moderato

Moderato

Allegro

Molto Allegro

Entradas 10€,

 





CUARTETO GRANADA. CICLO DSCH

13 01 2016

Integral de los Cuartetos de cuerda de Dmitry Schostakovich. Concierto nº 1

Sala María Cristina 23|01  20:00h.

Cuarteto Granada

Mario Navas, violín

Emilia Ferriz, violín

Manuel Moreno, viola

Jeremias Sanz, violonchelo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

#DSCH  En el transcurso de los próximos cursos académicos completaremos la integral de los 15 Cuartetos de cuerda del genial compositor ruso, Dmitry Schostakovich. Todos ellos tendrán como escenario la “Sala Unicaja de Conciertos Maria Cristina”, en Málaga.

 

Programa:

I

Cuarteto No 2 en La Mayor, Op. 68

Overture: Moderato con moto

Recitative and Romance: Adagio

Valse: Allegro

Theme and Variations: Adagio

 

II

Cuarteto No 8 en Do menor, Op. 110

Largo

Allegro molto

Allegretto

Largo

Largo

 

 

 





PROMÚSICA, UN PASEO APASIONADO

17 02 2015

Ciclo de conciertos de la Orquesta Promúsica

 Orquesta Promúsica

Solistas: Alejandro Romero y Javier Claudio Martínez, violines

Director: Javier Claudio

Programa: obras de Malats, Jiménez, Romero, Rutter, Piazzola y Gardel

 Sala María Cristina, sábado 14 de febrero de 2014

Es una circunstancia más de la temporada de conciertos que la habitual sequía de propuestas musicales que se produce en nuestra ciudad tras las fiestas navideñas se alargue hasta bien entrado el mes de febrero. No es extraño que muchos aficionados en estos días deambulemos sin mucho tiento, con cierto sentimiento de abandono. La realidad es que esas otras propuestas que no compiten con los grandes carteles tienen su oportunidad para hacer ver que la música sigue viva, que las propuestas se suceden y, por supuesto, que se puede descubrir un talento nuevo fuera del ámbito de la música profesional. Tal es el caso del proyecto que desde hace ya seis años pilota el catedrático de violín y pedagogo Javier Claudio.

La Orquesta Promúsica, lejos de oportunismos y poses, lleva más allá de las aulas, de los buenos propósitos y las encendidas proclamas un proyecto formativo real y solvente fruto de la insistencia de su figura central, el maestro Claudio. Más de cien conciertos avalan el esfuerzo y estudio de sus jóvenes componentes, que han sabido trasladar de la rigidez de los estudios reglados un formato diferente de aprendizaje donde todos comparten conocimientos. Uno de los resultados de este proyecto, respaldado por Fundación Musical de Málaga, no es otro que una temporada de conciertos en esa gran sala que posee esta ciudad, la María Cristina. A este extenso currículo se unen, además, los dos discos compactos que han dado a conocer, el último de ellos este pasado diciembre, donde recogen obras de compositores tan cercanos a nuestra aportación al repertorio como Emilio Lemberg.

Si el primero de los conciertos tenía como protagonista a Vivaldi y sus Estaciones, la música del viejo continente se mezcla con las aportaciones del otro lado del Atlántico para presentar, en esta segunda cita, un programa de ida y vuelta a caballo entre el siglo diecinueve y veinte. Una prueba más de la versatilidad de este conjunto, capaz de resolver con garantías todo un programa de concierto, sin duda, recomendable tanto por el mencionado repertorio como por la calidad técnica e interpretativa de sus intérpretes.

Joaquín Malats fue el elegido para el estreno de buena parte de la Suite Iberia, de Albéniz; su faceta como pianista ocultó el trabajo que como compositor realizó en su carrera, hasta el punto de convertirse en un desconocido para el gran público. Su Serenata Española, pieza encuadrada en ese cada vez más divulgado movimiento musical del siglo diecinueve español denominado alhambrista, servía de cabecera al recital; en la Serenata se resume el motivo aglutinador del mismo: la música como vehículo de emociones y sentimientos.

Tras las castañuelas de María Victoria Martínez para acompañar al Intermedio del maestro Jiménez, cerraba la primera parte del concierto la Fuga con Pajarillo, del venezolano Adelmaro Romero. La sombra de Bach planeó sobre la sala presentando una pieza de gran valor no sólo en su faceta estructural de fuga a tres voces y su posterior variación, sino también por el interesante material temático empleado por el autor en la partitura.

Canciones irlandesas y escocesas protagonizan la Suite para cuerdas de J. Rutter, en la que la Orquesta Promúsica destacó su carácter contrastante en los cuatro tiempos que la articulan. Los ritmos populares de canciones y danzas se apropiaron de la segunda parte del concierto. Si Rutter presentaba su aportación desde el antiguo continente, Piazzola y Gardel caminaron juntos el resto de velada, completando el interesante viaje propuesto por la formación malagueña. Descubrir a este joven conjunto supone una grata sorpresa por su notable valor técnico, artístico y, especialmente, humano.

Alejandro Fernández 17|02|2015

Alejandro Fernández 17|02|2015








A %d blogueros les gusta esto: